Pedro Rodriguez: Bailando bajo la lluvia

Por: Rudy Uribe

La demostración más grande de conducción bajo la lluvia se llevó a cabo hoy hace 51 años.

Cuando los aficionados al deporte motor platicamos sobre grandes actuaciones bajo la lluvia, generalmente recordamos a Ayrton Senna, conduciendo en el GP de Europa en 1983 o el GP de Portugal de 1985 o alguna actuación de Michael Schumacher como el Gran Premio de España de 1996 como una de sus grandes actuaciones, si buscamos algo más en la historia nos podemos remontar a 1968 con Jackie Stewart en el GP de Alemania.

Una de las grandes actuaciones se dio en 1970, en el circuito ingles de Brands Hatch, en los 1000 km de BOAC. En la pista podías encontrar autos que nos dejarían boquiabiertos,  una parrilla formada por Alfa Romeo T33/3, Chevron B8 y B16, Ferrari 512S, Lola T70, Matra MS650, Porsche 908/2, Porsche 917 y otros más. Uno de los pilotos en pista era Pedro Rodríguez.

Pedro estuvo mucho tiempo en la sombra de su hermano menor, Ricardo, del que se suponía que era el más talentoso de ellos. Pedro no salió a la luz hasta después del fatal accidente de Ricardo en 1962; saliendo victorioso en Daytona 1963 y 1964 e incluso intento calificar para la Indy 500 (1963, 1964 y 1967), además de competir en la serie NASCAR en 1965.

Pedro condujo para Ferrari en el equipo NART (North American Racing Team) y para Lotus en algunos eventos ya que era piloto de tiempo parcial con estos equipos. Y en 1967 ya siendo piloto de tiempo completo para Cooper gano en su noveno GP en Sudáfrica, para el siguiente año (1968) conduce para BRM F1 y termina sexto en el campeonato y obtiene la victoria en LeMans con un Ford GT40 de JW Automotive. En 1970, de nuevo con BRM, ganó su segundo Gran Premio en el famoso circuito de Spa en Bélgica. Ese año también se reunió con JW Automotive, que para ese entonces, tenían al poderoso Porsche 917.

El Porsche 917 era una demonstración de ingeniería. Pesaba 800 kg y tenía 600 bhp. Su velocidad tope estaba en 395 km/h. Trabajaron tanto en aligerarlo que había partes de la carrocería que estaba prohibido sentarse sobre ellas, la palanca de cambios era de madera.

Los 1000 km de BOAC en Brands Hatch. Era un día frio, con viento y lluvia, aproximadamente 20 000 espectadores atendieron ese día, y hubo discusiones en la dirección de carrea si el evento debía cancelarse o seguir adelante, que al final prevaleció esta decisión.

Vic Elford, conduciendo el primero de los Porsche, tomo la delantera y Pedro de alguna manera obtuvo el segundo lugar, al final de la primera vuelta, Barrie Smith en su Lola T70 choco en la recta de los fosos. Las banderas amarilla salieron y Pedro fue señalado de rebasar bajo bandera amarilla. Pedro después dijo no haber visto las banderas debido al agua que se levantaba por los autos. El director de carrera operaba un puesto de bandera y considero que el piloto conducía muy veloz por su zona y le saco bandera negra. Pedro no la obedeció y se le amenazo con la descalificación si el equipo no hacía algo. Pedro, furioso, entro a los fosos. Al abrir la puertezuela, el director se dirige a Pedro haciéndole ver su conducción peligrosa. Pedro, sin voltear a ver al director, sus ojos fijos hacia enfrente, hasta que termino de hablar, unos 20 o 30 segundos, motor encendido, al cerrar la puerta, sale disparado, y se une a la competencia, casi una vuelta atrás de los líderes.

Esto, fue el preludio a una de las mejores actuaciones bajo la lluvia. Pedro, encontrando su ritmo bajo estas condiciones empezó a demostrar su valía, en la vuelta 15, ya se encontraba en tercera posición detrás de Chris Amon y su Ferrari y el Porsche de Vic Elford. Para la vuelta 20, ya era el líder.

En la vuelta 50, lideraba por 90 segundos. En la marca de las 2 horas, había sobrepasado a todos los competidores por la primera vez. El equipo había decidido utilizar neumáticos angostos bajo la premisa de Firestone, que estas serían menos propensas a acuaplanear, pero el factor más importante en esta demonstración estaba en la conducción de Pedro.

Fue una conducción de maestría, en un Porsche 917 y más, bajo la lluvia. Después de tres y media horas, Pedro entro a los fosos para el cambio de pilotos reglamentario. Leo Kinnunen tomo el volante por 38 giros mientras Pedro descansaba. Cuando regreso al volante, fue con la misma intensidad, dejando atrás a pilotos como Amon, Ickx, Redman, Siffert.

Al finalizar la carrera, Pedro tomo la bandera a cuadros. No solo gano la carrera, al segundo lugar lo sobrepaso en cinco ocasiones y al tercer lugar en ocho. El periódico L’Equipe nombro a Pedro al finalizar el evento, como, “El piloto más valiente del mundo”. Vic Elford dijo, “Jacky Ickx and yo éramos considerados como conductores en lluvia, pero ninguno de los dos pudo responderle a Pedro ese día. El simplemente aplastó a todos.”

Muchos vieron emerger a un Pedro excepcional, vieron con distintos ojos al piloto después de Brands Hatch. Quizás una de los grandes comentarios es el siguiente: “Porque nadie le dice a Pedro que está lloviendo” Chris Amon. Pedro siguió compitiendo por 15 meses más y en un accidente en Alemania a bordo de un Ferrari 512S fallece.

John Wyer, que fue el jefe de equipo Gulf Porsche 917 al preguntarle cual considera su piloto número uno, sin dudarlo respondió, “Pedro Rodriguez. Nadie podía extraer más del auto, tan solo Rodríguez en cualquier condición, seco o lluvia”. El mismo Wyer clasifica la Carrera de 1000 km en el Osterreichring como su major actuation. Pedro Rodriguez termino su Carrera con 2 victorias en Formula 1, conquisto LeMans en una ocasión, 4 Daytona y varias otras más en series Sportcars.

Compartir la nota
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Nacido en Uruguay y radicado desde pequeño en Argentina, Daniel es un aficionado al automovilismo deportivo desde niño. Su actividad como comunicador se inicia en el año 2000, cuando debutó como redactor en uno de los medios pioneros sobre Fórmula 1 en español, GP.F1, y donde evolucionó hasta redactor jefe en Latinoamérica con TheF1.com, para finalmente migrar a CarandDriverTheF1.com, tarea que realizó hasta finales de 2016. En 2013 se interesó por la movilidad sostenible y empezó a informar también, como consecuencia natural, sobre Fórmula E. Hoy es el corresponsal en Latinoamérica de SoyMotor.com, columnista de Todo Fierro, y en su blog “Ruido a Motor Rioplatense”.